EQUIPO BÁSICO PARA PINTAR

 

Aunque no lo parezca, existen múltiples referencias de brochas, pinturas y rodillos, cada una diseñada para aplicaciones específicas.

 

 

 

Cuando ya se tiene la pared lista y pulida, es necesario detenerse y mirar qué se necesita para pintar. José Garzón, pintor con más de 20 años de experiencia, recomienda estudiar el tamaño para saber cuál es la herramienta indicada. “Si vamos a pintar paredes, lo mejor es utilizar un rodillo. Éste, dependiendo del tamaño de la pared, se puede graduar aumentando el tamaño del mango o con un tubo. Pero lo mejor es siempre cargar con una escalera para estar cerca de la pared y darle las manos suficientes para que quede parejo”, afirma Garzón.

Rodillos

Aunque no parezca, el mercado de los rodillos es variado. Existen diferentes clases de ellos, por eso es importante que en su ferretería cuente con instrumentos para todos los tipos.

Rodillos de lana sintética o natural: se utilizan para aplicaciones, tanto de pintura al temple, como plásticas en paredes de mampostería o yeso. Los de pelo natural dan mejores acabados en las paredes interiores; son más pesados, pero cubren mejor que los sintéticos. Los de pelo largo deben usarse en paredes ásperas e irregulares; mientras los de pelo corto, en paredes muy lisas.

Rodillos de gomaespuma: se utilizan para aplicar pinturas sintéticas. Son aptos para la mayoría de las superficies.

Rodillos texturados: son de uso específico para lograr terminaciones. Cuentan con dibujos o formas en su superficie, las cuales funcionan como sellos, dejando una estela de tipo informe. No cubren la superficie en su totalidad, sólo se usa para decorar.

Pero estas herramientas también se clasifican según su uso. Garzón recomienda el rodillo cilíndrico para uso general. El rodillo circular para esquinas y ángulos, y el rodillo con mango alargado, para pintar techos y superficies muy grandes. Los precios de ellos oscilan entre $3.000 y $7.000.

Para dar un brochazo

Después de terminar la pintura general, siempre quedan lugares como las esquinas o esos sitios donde se pegó cinta de enmascarar para proteger guarda escobas, marcos de puertas y chapas entre otras; para este tipo de trabajo lo mejor es una brocha de pelo de cerda. Ésta viene redonda o plana y se consigue en diferentes tamaños. Las brochas se clasifican según las pulgadas, que pueden ir desde dos hasta cinco. Generalmente se fabrican en materiales sintéticos y sus precios oscilan entre los $3.000 y los $20.000, de acuerdo con el tamaño.

Otros accesorios

Si su cliente va a pintar, no olvide recomendarle llevar otros accesorios indispensables para su trabajo. Según Garzón, “además de un trabajo bien hecho, se debe evitar manchar el piso, por eso es importante tener cuidado y cubrirlo todo antes de comenzar”.

Para pintar en interiores ocupados o en fachadas exteriores, se debe cubrir en donde no se aplicará la pintura y tener cuidado con la misma. Para esto es bueno llevar cinta de enmascarar, papel periódico o plástico, diluyente, bayetillas, mezcladores de madera y un balde de plástico o metal, Éste cuenta con una superficie rugosa la cual desemboca en un espacio cilíndrico donde se puede verter la pintura de forma segura de tal manera que no se derrame o se malgaste.

Pinturas

Después de conocer los elementos necesarios, es indispensable profundizar en la pintura. En el mercado se encuentran varios tipos. Primero están las tradicionales de aceite, las cuales tienen aglutinantes de resina de secado rápido o lento, son muy resistentes para interiores o exteriores. Las de agua son de resinas diluidas en el preciado líquido y de remoción fácil. Dentro de esta división, emergen otros tipos: emulsiones o plásticas, esmaltes sintéticos, vinílicas, de imprimación. Y, además de éstas, también existen otras especiales como los antioxidantes, con anticondensación, antihumedad, vitrificantes, estructuradas y de emulsión reforzada.

Los expertos

No olvide que antes de comprar pintura es importante consultar con expertos. Fierros entrevistó a Nubia Rodríguez, quien comercializa pinturas en los municipios de Tabio y Cajicá, poblaciones caracterizadas por la inclemencia del clima y por cambiar bruscamente de temperatura. “Las mejores son las pinturas en aceite. Para interiores pueden costar desde $27.000 por galón, mientras para exteriores, la más resistente alcanza un precio de $44.000. Pero si se quiere durabilidad, es aconsejable utilizar vinilo en interiores y exteriores. Cuesta un poco más pero evita tener que repintar en cada momento”, explica Rodríguez.

Para comodidad y economía del cliente, propietarias de ferreterías de barrio o de pueblo, como Nubia, venden sus productos según la cantidad que necesite el cliente. Es decir, no tiene problema en abrir el galón del color deseado y negociarlo por cuartos o medios, o mezclarlo si es necesario. Todo de acuerdo con la necesidad y el bolsillo del cliente. Este servicio, por lo general, no lo prestan las grandes superficies, lo cual le confiere una ventaja al negocio.

 

TODAS LAS EDICIONES >

 

Última Edición

 

Que lo Motiva a asistir a un evento como EXPOFIERROS ?

Suscríbete al boletín electrónico y descarga el documento

* campos obligatorios